Accidentes de tráfico


Contarte con Medher Abogados

¿HAS TENIDO UN ACCIDENTE DE TRÁFICO?

  • Llevamos su accidente a coste 0*
  • Gestionamos tu Rehabilitación de forma profesional y seria, para su recuperación.
  • Trabajamos para obtener la máxima indemnización.

(*) Consultar la cobertura de tu póliza de seguros.

Reclamar una indemnización por accidente de tráfico puede ser complicado y por eso tienes que tener a tu lado a unos profesionales que te ayuden a solicitarla sin ningún problema.

¿Por qué elegir una defensa jurídica privada en un accidente de tráfico?

La decisión de elegir a la hora de reclamar, si lo haces con abogado particular o a través de la compañía de seguros, va a condicionar el resultado final de tu reclamación, y por supuesto, la indemnización que vayas a percibir.

Si elige tramitar su reclamación a través de la compañía de seguros, lo que le van a designar es un tramitador, no un abogado especialista en la materia.

Dicho tramitador es un trabajador de la propia compañía de seguros por lo que a la hora de luchar por obtener la máxima indemnización no lo realizará con la misma insistencia y preocupación que un letrado particular.

No obstante, si la compañía le asigna un abogado este letrado de aseguradora defiende el interés de la misma, NO el tuyo, por lo tanto, ni es objetivo, ni tiene la imparcialidad necesaria para pelear por tus derechos como víctima.

Un abogado particular, siempre va a garantizar una mayor indemnización, ya que es ajeno a la compañía, no es un trabajador de la aseguradora, con lo cual va a ayudarle de la forma más beneficiosa a tus intereses, para obtener una mayor indemnización acorde a las lesiones sufridas.

DESIGNAR UN ABOGADO PARTICULAR

Así mismo, debe de saber que tiene derecho a la libre designa de abogado en accidente de tráfico, esto es, a escoger un letrado privado y que le salga gratis

Para ello las compañías de seguros, en función de la póliza contratada, suele tener cobertura jurídica, con un límite establecido, tanto para el tomador-conductor, como para los ocupantes o el conducto del vehículo, en caso de ser otro al tomador. La mayor parte de los asegurados, desconocen que pueden optar a la libre elección de defensa jurídica.

Con respecto a los daños materiales, su arreglo corresponde a tu compañía de seguros, pero un abogado particular, siempre se preocupará de que el proceso sea lo mas rápido posible y de forma que mas beneficien a tus intereses.

Con MEDHER ABOGADOS, usted tendrá abogado particular especialista en accidentes de tráfico trabaja por y para la víctima.

Lo más importante es:

– Sentirse acompañado y atendido en esos momentos duros

– Contar con toda la información que necesita

-Tener asesoramiento legal y médico para saber qué debe hacer

-Contar con la seguridad de que defienden sus derechos con garantías

-Recibir la indemnización que le corresponde por todos sus daños y perjuicios sufridos

Responsabilidad contractual y extracontractual


CONTACTA CON MEDHER ABOGADOS

La responsabilidad civil se define como la obligación de toda persona de pagar por los daños y perjuicios que cause en la persona o el patrimonio de otra. Esta regulada y definida en el artículo 1089 del Código Civil.

Su origen puede ser contractual o extracontractual:

  • La responsabilidad civil contractual es una sanción convenida por las partes para el caso de que una de ellas incumpla sus obligaciones.
  • El concepto de responsabilidad extracontractual es más amplio, ya que incluye las indemnizaciones derivadas de daños o lesiones que el perjudicado no tuviera el deber de soportar. Así, la indemnización de un accidente de tráfico es de este tipo ya que, aunque no hay ningún contrato, el responsable debe indemnizar a la víctima por los daños y  que le ha causado. http://medherabogados.com/accidentes de trafico

Entender en profundidad el concepto de responsabilidad civil requiere conocer los elementos que la definen en un sentido más amplio. Estos son la acción, la culpa, el daño y el nexo causal:

A.- Acción u Omisión Antijurídica

En una situación en la que existe responsabilidad civil, irremediablemente tiene que existir un hecho antijurídico. Éste puede tratarse de una acción o una omisión, pero es un elemento imprescindible. Por otra parte, este hecho puede ser intencionado o tratarse de una negligencia pero su carácter no influye a la hora de detectar que se manifiesta la responsabilidad civil.

B.- Culpa del Agente

Cuando se producen daños a terceros siempre hay culpa en la persona que perjudica a los demás. Sin embargo, no siempre tiene por qué haber dolo.

¿En qué se diferencian la culpa y el dolo?

La diferencia entre el dolo y la culpa es la mala fe que caracteriza al dolo. La culpa puede ser consciente o no. El que incurre en culpa no persigue el fin que tiene como resultado la falta de observancia del cuidado necesario en la realización de su obligación; bien sea (esa falta de observancia del cuidado necesario) causada por el mero descuido y no prever consecuencias, o bien sea por sí prever el resultado y despreocuparse de ello.

Sin embargo, en el caso del dolo hay una intención de producir el fin. Es una actuación deliberada para conseguir, en este caso, que el cumplimiento de la obligación no se lleve a cabo.

La Audiencia Provincial de Madrid, Sección 12, nº 499/2005, de 5 de juliio, analiza el supuesto de la existencia de dolo o culpa en el tomador del seguro, expresando: » (…) «si medió dolo o culpa grave del tomador del seguro quedará exonerado el asegurador del pago de la prestación. Al referirnos a este supuesto, como hace la doctrina más autorizada, interesa hacer notar, en primer lugar, que se trata de estudiar el supuesto en el que exista dolo o culpa grave del tomador del seguro. La Ley, en este caso, se refiere a los dos conceptos, mientras que en otros se alude únicamente al dolo o, con terminología insegura, de la que había pretendido huir el Proyecto de Ley, a la «mala fe». El elemento intencional al que es tan sensible el contrato de seguro, ha querido extenderse en este caso del artículo 10 LCS a esos dos supuestos.

Hay una excepción, y es el caso de responsabilidad subsidiaria o indirecta en el que la persona sobre la que recae la responsabilidad civil no es culpable, ya que la acción procede de un sujeto distinto. Es el ejemplo en el que los padres responden por los actos de sus hijos o los dueños por los de sus mascotas. Aun así es cuestionable que no haya culpa en la persona responsable, ya que debería haber vigilado mejor el comportamiento del individuo que depende de él.

C.- Daño Efectivo

En todos los casos de responsabilidad civil, siempre tiene lugar algún daño que se puede resarcir y cuantificar. Este perjuicio puede ser de carácter material o moral. Y además, en el caso de los materiales, también se habla de daño cuando se deja de percibir un beneficio económico como consecuencia del hecho que acontece.

D.- Nexo de Causalidad

Siempre que hay responsabilidad civil, también existe una relación causa-efecto, también llamada nexo de causalidad. El nexo causal es una relación causa-efecto que permite establecer los hechos susceptibles de ser considerados determinantes del daño y cuál de ello es el que ocasionó el perjuicio tangible. Esta relación de causalidad es imprescindible para reclamar los daños causados al autor o responsable